Inspiración expiración

Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

martes, 1 de marzo de 2022

Cuando eras agua

Cuando eras agua, corrías calle abajo y bebían de ti los gorriones,

agua limpia que bailaba en las fuentes llenas de espejos y narcisos 

y pájaros y más pájaros, 

agua bendita que salvaba las almas de sus pecados, 

y te hacías manantial para que el mundo sanara su hipocresía.

La semilla te esperaba ansiosa para fecundar los vientos,

y las montañas reían con tus cosquillas y travesuras.

 

Agua que se fundía en el amanecer con la brisa fresca

y te lavaba la cara para un nuevo día hermoso.


Y otras veces,

otras veces eras lluvia que rodaba hasta mis párpados y horadabas mi corazón,

eras agua negra llena de desdichas.

Solo entonces podías enfurecer los mares con tus tormentas

y agitar las conciencias dormidas,

y golpear y golpear y golpear...

domingo, 3 de octubre de 2021

Paloma en el azul

 

Cuadro de Juan Felipe Reina Hueto

Tu cielo, paloma,
se hizo más azul
en mi mirada
y acoge tu vuelo
en la inmensidad del albor.

La paz soñada es un espejo
que canta al alba.

Tus alas son mis manos
que, desde lo chiquito,
construye día a día tu camino.


Tu olivo es la rosa,
fragancia dulce

como el pan recién horneado
para unos labios sedimentos de ti.


¡Ay, paloma, olivo!
¡Paloma en el azul de mis días!

sábado, 19 de junio de 2021

Corto y cambio 35

 Caminaban despacio por la avenida, cogidos del brazo, con el frío en el rostro y sus cuerpos abrigados. Las charoladas aceras les devolvían el eco de sus pasos. Iban al encuentro de la fiesta y el baile, con el sabor del brindis en los labios y el brillo en el mirar. El pecho henchido de un día pleno y un año valorado en positivo.

-No se puede ser más feliz en este momento, amor mío-, y tras haber verbalizado aquello, se estremeció como si el viento frío hubiese helado su sombra, que se iba quedando rezagada detrás de las farolas, sabiendo que la felicidad es efímera, como la propia vida. Pero decidió disfrutar de aquel momento mágico y de aquella noche que daba paso a un nuevo año y una nueva década.

Diez años después, al pasear sola por la avenida, recordaría ese momento y maldeciría al futuro que se lo llevó todo, dando paso, cada día, a un presente herido.

martes, 11 de mayo de 2021

Un poema marinero

Un poema marinero

ha echado el ancla en tu playa,

el cielo de atardecida,

olas de besos me empapan,

y la niña juega y juega

con caracolas de nácar

en la memoria del viento,

en el salitre del agua

—el corazón en las estrellas,

los recuerdos en la barca—.

Hace castillos de sueños,

los pies en la arena blanca

descalzos de sus temores

que se lleva la resaca.

Infancia en la mar serena,

brillantes versos de plata.

domingo, 28 de marzo de 2021

Noto tu ausencia

 Como un año sin primavera,
 un cielo sin ángeles,
 un niño sin sonrisa.


 Noto tu ausencia y te echo de menos,
 como un tren sin pasajeros, ni rumbo,
 como una lluvia sin amantes, sin brillo,
 como una escuela en silencio, sin niños,
 como un pozo sin luna y sin estrellas,
 como una noche vacía sin grillos
 y sin los sonidos del viento.


 Noto tu ausencia y te echo de menos.
 Por más que pasen los días
 y las noches traigan sus madrugadas,
 noto tu ausencia y te echo de menos.
 
 Y es tan hondo el vacío,
 que faltarían planetas para llenarlo.

domingo, 21 de febrero de 2021

Invitación a la presentación del libro Poemas desenfocados

Queridos amigos y blogueros:

Esta pandemia, tiempo de miedos y pérdidas de seres muy queridos, de salud resentida y dolores en el alma, también ha supuesto una revulsión positiva, en lo personal, una bocanada de aire fresco materializada en algo que, desde hace tiempo, había amigos que me animaban a que lo hiciera. Durante este confinamiento he seleccionado algunos de mis viejos poemas ilustrados para compendiar, una pequeña parte de este blog, en un libro al que he titulado Poemas desenfocados, publicado por la Editorial Exlibric.

Muchos que me conocéis sabéis que pertenezco a una asociación de personas con discapacidad, la Asociación Malagueña de Afectados Polio y Postpolio, AMAPyP. Y como sabéis también, el tercer sector se ha visto, y sigue viéndose, muy perjudicado en este tiempo. Se han cancelado las galas benéficas y actos públicos de los que se financiaban las asociaciones y sus proyectos. En este sentido, AMAPyP desarrolla un Proyecto de investigación con la Universidad de Málaga, sobre la fatiga en el Síndrome Postpolio y otros Efectos Tardíos de la Polio. Dicho proyecto, es cofinanciado entre la Fundación Unicaja y nuestra Asociación AMAPyP. El año pasado se quedó parada su segunda fase. Y es mi deseo colaborar con esta Asociación, de manera que, todos los beneficios obtenidos con la venta del libro Poemas desenfocados irán destinado a la labor que ella desempeña. 


 

El día en que presente Poemas desenfocados, ha llegado, queridos amigos, y es por ello que:

Tengo el gusto de invitaros a la presentación online de mi poemario ilustrado y solidario, Poemas desenfocados. que tendrá lugar el próximo día martes, 23 de febrero, a las 17 horas española. Será a través de la plataforma Zoom. Y podréis acceder mediante el enlace de la Editorial Exlibric, que os pongo a continuación.

https://www.exlibric.com/presentaciones-online/mercedes-gonzalez.php

Me gustaría mucho que me acompañaseis en este evento de dar a conocer mi ópera prima, y sobre todo, vosotros, mis lectores, con los que hemos interactuado durante tantos años desde que se creara este blog.

¡Os espero!

3er. Encuentro Mundial Virtual de Escritores y Poetas (CCI Utopía Poética Universal)


El pasado día 19 de febrero, tuve el placer de participar en el 3er. Encuentro Mundial Virtual de Escritores y Poetas, organizado por el grupo de Facebook, CCI Utopía Poética Universal, en el marco del Día del Amor y la Afectividad.

Fue un vídeo en directo de una duración de 10 minutos. En el siguiente enlace, pueden verlo:

 


miércoles, 20 de enero de 2021

Atardecer en el muelle

En la soledad del muelle

 

Antes que se duerma el sol sobre las aguas

y la noche lo devore sin piedad, 

en este duermevela dorado del atardecer,

te veo, muchacho sedente, a solas,

apurando los últimos rayos de luz,

de un sol con vocación de ser luna,

y un mar, espejo donde mirarse.


Sentado sobre el noray, 

como esperando un barco que no llega, 

con la cabeza gacha

y el móvil en las manos,

has compartido tu ubicación,

y se han revolucionado los emojis

más allá de la pantalla,

más allá del corazón.

El ruido interior mata al silencio

que viste el sueño de las gaviotas.


Tú, de espaldas a todos,

abogas por la intimidad,

pero envías un WhatsApp al aire,

que el cielo recibe preñado de sol tibio.


Tú, de espaldas a él,

al sol que todavía se asoma

para descansar, inmenso, sobre tus hombros,

antes de marcharse hoy,

cegará tus ojos.


Tú, de espaldas a la ciudad,

que juega ya con las sombras,

proteges tus datos,

porque abogas por la privacidad.


¡Pobre necio, ya todos saben de ti!

 

domingo, 3 de enero de 2021

Volver

 Volver.

La lluvia en los ojos,

la luna en tu pelo.

Volver.

La vida en tus manos,

el nido en tu pecho. 

Como vuelven las estaciones

en un canon repetido
después de rotos los años,
después de haberse vivido.

Volver,

de buscar en escombros

y encontrar solo olvido.

Volver,

reconociendo fantasmas

e intrincados laberintos
que conducen a los abismos,
a lugares escondidos.
Volver como vuelve el viento
a jugar con tu vestido.

Volver,

tumbados los dioses

y el cielo infinito.

Volver

como vuelven las olas,

en un mar conocido.

Volver,

con una sonrisa 

y haber comprendido.

Volver,

que el mañana es el hoy,

y el hoy no ha nacido.

Volver, volver, volver, volver...


sábado, 19 de diciembre de 2020

Pascueros en el cementerio


He plantado para ti 
pascueros en el cementerio. 
Que no te falte la navidad en tus ojos, 
que no te falte la navidad en tu pelo, 
que el rojo, a los pies del árbol, 
reviva sabia y aliento, 
que nazca de nuevo la vida 
de todos los que se fueron. 
 
 Los árboles y el agua clara 
inspiren a los plañideros, 
que sus lágrimas cristalinas 
sean los ríos que van al cielo. 
 
Pascueros en el cementerio. 
Tus rojos serán raíces, 
la sangre de todos los muertos 
que se fueron en Navidad 
y que jamás saber volvieron. 
 
 Pascueros en el cementerio 
para vista de los vivos, 
y recuerdo de los muertos.
 
 

sábado, 5 de diciembre de 2020

Me faltas por las calles

 Me faltas por las calles.

Los bolsillos llenos de miedo

temblaban en los labios de la noche,

y Málaga era más grande,

y sobraban edificios,

y balcones llenos de suspiros,

y fuentes y agua y mar...


Me faltas por las calles, ¿sabes?

Y las farolas se escondían

deslumbradas por la ausencia

hecha añicos.

Y la dama de noche,

de luto riguroso

en el blancor del perfume,

se asomaba y brincaba

en los ojos del sol.


En la mañana,

los vendedores de ilusión,

con sus globos de colores,

iban de plaza en plaza,

y no encontraban sus huellas,

porque se fueron contigo

por los rincones del alma.


He perdido el tiempo

en un reloj oxidado

untado de brea y sal,

perdido en una playa 

sin gente y sin brisa.

Las agujas traspasaron los corazones

heridos sin Cupido.

Y la tierra bebió tu nombre.


Me faltas, ya lo sabes,

por las calles,

donde las voces y las risas se confunden

con el silencio de las amapolas inertes,

donde el aire silba una ranchera sin vida

entre las nubes solitarias y dolidas de humedad.


Me faltas...

¡Cuánto me faltas por las calles!

 

viernes, 30 de octubre de 2020

Robinson

 Cuando llegó a la ciudad,
 Robinson se sintió más solo aún.
 Babel no le recibió con los brazos abiertos.
 Sólo había escarcha y miedo.
 Ni siquiera era viernes.
 Era un día extraño sin calendario
 cuando el mar lo lanzara
 a la aventura del vivir.
 Entre luces de neón,
 la ciudad le miró indiferente,
 que era mejor que mirarle con recelo.
 ¡Extraños transeúntes!
 No era su Arcadia,
 la que soñaba de lejos.
 Hoy su cara de náufrago
 dibuja el mapa de su vida.
  Solo las arrugas marcan el camino
 hacia un futuro incierto.
 
 

domingo, 18 de octubre de 2020

El niño y el mar

El niño y el mar

 

Y el mar que reverbera la luz de tu mirada
que eclipsa el sol en su cénit hambriento de resplandor,
las tiernas manos que atrapan sueños de futuro,
como atrapa el viento cada mañana en su vuelo
el día que proyecta ser siempre infinito.
 
También es el mar, con su denso manto de mercurio,
el que atrapa tu mirada inocente en el juego,
intrépida curiosidad de un capitán corsario
que surca mar y sueño en el mapa de tu corta memoria.

Recíprocas caricias de niño y mar, de un domingo en la mañana.