Inspiración expiración

Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

martes, 13 de agosto de 2019

Corto y cambio 25

Necesito la poesía, no más que al aire que respiro o el agua que me sacia,
necesito la poesía como el pulso que me late,
como el amor que me baña, como el amor...

Se impone en mi día a día, cual fotógrafo que ve la vida a través del objetivo o el pintor que mira a la lejanía y enmarca su perspectiva en un proyecto de obra, de la mejor obra de su vida.

Necesito la poesía, -decía la anciana-, como el canal que comunica mis sentimientos y acuna esos pensamientos que duelen o alborotan mi existencia. Y ¿por qué yo? Si hablo de mí, me será más fácil hablar de ti.

Quizás la poesía te dejó un gusto amargo la primera vez, sentada en un pupitre a las órdenes de unos programas educativos, de lectura obligada. Pero déjame decirte que debes darle una segunda oportunidad.

Sueño con un nuevo día en que la poesía, entonces, dibujará un lucero que ilumine más allá del presente efímero. Y ese día lo compartiré contigo.

domingo, 18 de noviembre de 2018

Corto y cambio 24

Después de horas y horas viajando en soledad, 
 hundido en el sofá, 
calculando el peso de la gravedad...' 

Canturreaba con el cigarrillo meciéndose entre sus labios, abandonado a sí mismo. Sin energía, abducido por la música y el movimiento de un leve cabeceo. Notó un fluido que lo arrastraba entre circuitos, transistores, procesadores... Y vio que alguien le daba la bienvenida a la república independiente de su casa. Aquello le dio alas porque descubrió que la chispa de la vida se encontraba en aquella frase 'Just do it' ('Simplemente hazlo'). ¡Así de sencillo!
 Debía pensar diferente ('Think Different')
la clave estaba en la publicidad, esa sería a partir de ahora su filosofía de vida
porque tú lo vales
piensa en verde y vuelve a casa por navidad.

martes, 16 de octubre de 2018

Corto y cambio 23

Una nube asoma a mi ventana. Dentro, el sol lame la cómoda y despierta a los cajones cerrados a cal y canto. Secretos inconfesos bajo la cama se filtran por el piso que rezuma misterio. Mientras, el espejo me devuelve los suspiros de una noche de verano.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Corto y cambio 22

A veces me defrauda el parte meteorológico de mi corazón con unas constantes alteradas, y me sorprendo recorriendo el mapa de isobaras, es entonces cuando duele más allá del silencio tras la tormenta.

jueves, 9 de agosto de 2018

Corto y cambio 21

Cuando el pasado era presente y los tiempos verbales jugaban a saltar montañas, los castillos de naipes mecían las frágiles sotas, caballos y reyes, al borde del precipicio. Siempre al borde del precipicio de una morada ajena donde duermen plácidamente la memoria y los recuerdos desmadejados.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Debo buscar...

Debo buscar en mis adentros,
fuera hace frío y no conozco la calle,
los cristales se empañan, llueve
y la casa se encoge.

Debo buscar en los pliegues de los años,
(los niños no conocen el tiempo),
ahora se me escapan como un pez
contando mariposas.

Debo buscar en el silencio
entre dos olas a la orilla de un recuerdo
compuesto en un falso pentagrama
de voces al unísono.

Debo buscar en las alas de un hada buena,
debajo del corazón de un arpa que muere de amor
como si nada.

Debo buscar en el olvido de las horas muertas...
para encontrarme en el punto de partida.

viernes, 6 de enero de 2017

Corto y cambio 20

Jamás había escrito una carta a los Reyes Magos que no terminara en puntos suspensivos. Siempre había dejado una puerta abierta a los deseos. Como su casa, de par en par las ventanas por donde entraban los ángeles para velar sus sueños y contarle cuentos de navidad con finales felices...

domingo, 21 de febrero de 2016

Juegos

Indios y comboys,
juego de malos y buenos,
y mis plumas de colores
volando tocaban el cielo,
bajo la mesa, una cabaña,
en la cabaña, misterio,
y en la calle, el galope
de tus pasos
corta el viento,
caballito de madera,
las manos arriba,
que ganan los buenos,
ya me cansé de ser indio,
ya me aburrí,
ya no juego.

jueves, 25 de junio de 2015

Cruzando el mar de la vida (Corto y cambio 19)

 Mi amigo José Vicente García nos hace una propuesta en su blog, y yo he querido sumarme a ella.
  
Foto de la colección Rostros de la Polio, autor Alfonso Díaz-Huertas. Asociación AMAPyP

A penas sin poder andar, ya navegó. Cruzó el mar de la vida huyendo de la miseria, arriesgando la suya propia en una patera repleta de cuerpos, donde el olor humano y el frío húmedo sólo eran otra parte del peaje que debía pagar un paria del siglo XXI. Llegar a una cultura diferente, un país con otro idioma y forma de entender la vida era todo un reto, que de esos también entendía.

Cuando llegó, después de una travesía interminable, le esperaba la policía y personal de Cruz Roja. Aquella manta y ese vaso de té caliente le supo a gloria. Abrió un poco de luz en su cabeza, embotada y aturdida. Sólo oía el castañetear de sus propios dientes y aquellas voces en una lengua desconocida, hasta que se le acercó alguien que hablaba en inglés, y pudieron entenderse y entender qué le tocaba por vivir. Él le contó que venía de Ghana, lejos muy lejos de España y que apenas podía sostenerse en pie debido a la parálisis flácida de su pierna izquierda que conservaba como secuelas de haber padecido la polio.

Hoy, subido en su scooter, donde recorre las calles de Málaga repartiendo publicidad, José, que así le llaman sus vecinos, siempre nos regala su mejor sonrisa.

jueves, 18 de septiembre de 2014

A mi amiga Nieves, en el recuerdo

Mujer-color,
hoy me arrancaste unos versos,
mujer, arcoiris
enterrado en lo más profundo de la tierra,
hoy emerge y baña las cumbres,
y galopa serpenteando el cielo
llevando tus cenizas,
que ya es el polvo que alfombra los caminos.

Mujer-sonrisa,
hoy iluminas mi noche
que no es más noche que otra noche,
ni es más silencio que otros silencios,
sonrisa-risa
me trae el eco de tu voz.

Tu cara luna,
ojos profundos,
de sabiduría ancestral
esa que no necesita de palabras.

Hoy duermes,
el sueño de los justos
llaman...
lo justo, lo injusto
en lucha constante
vestida de rebeldía,
la polio y la vida
te hicieron más fuerte.

Hoy florecen tus pasos,
tu huella eres tú,
nunca te fuiste...

martes, 8 de abril de 2014

Corto y cambio 18

El circo llegó al pueblo un año más, y bañó las calles de colorido y algarabía. Los niños con ropita de domingo formaban cola, y tiraban impacientes de la mano de sus padres. Me gustaba adivinar con qué número nuevo nos sorprenderían: un joven malabarista, una chica de bonitas piernas que cantaría mientras se mecía en el trapecio, un tragasable, una mujer barbuda o quizás algún payaso de mirada triste... De todos ellos, lo que más me gustaba era escuchar el acordeón que tocaba con maestría aquel viejo payaso de ropa ajada. Venía todos los años y siempre preguntaba los nombre de los niños y niñas que llenaban el circo. Yo llegaba presuroso para ocupar la primera fila, pero jamás me preguntó cómo me llamaba, sólo me miraba a los ojos y me sonreía mientras iba sacando notas a su acordeón, y la melodía me transportaba... Por una tarde soñaría y pensaría que la magia del circo nos haría mejores.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Corto y cambio 17

Hoy la luna es sonrisa. Tú apareces y desapareces en el cielo, quizás Alicia te espere en el campo de críquet, o quizás las estrellas no sean pupilas, ni la luna tu boca, ni esta noche sea la noche perfecta, pero la oscuridad no será más que un mal sueño y la luna acunará tu recuerdo, y quién sabe si tras la noche llegará la aurora soñada...