Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

jueves, 25 de junio de 2015

Cruzando el mar de la vida (Corto y cambio 19)

 Mi amigo José Vicente García nos hace una propuesta en su blog, y yo he querido sumarme a ella.
  
Foto de la colección Rostros de la Polio, autor Alfonso Díaz-Huertas. Asociación AMAPyP

A penas sin poder andar, ya navegó. Cruzó el mar de la vida huyendo de la miseria, arriesgando la suya propia en una patera repleta de cuerpos, donde el olor humano y el frío húmedo sólo eran otra parte del peaje que debía pagar un paria del siglo XXI. Llegar a una cultura diferente, un país con otro idioma y forma de entender la vida era todo un reto, que de esos también entendía.

Cuando llegó, después de una travesía interminable, le esperaba la policía y personal de Cruz Roja. Aquella manta y ese vaso de té caliente le supo a gloria. Abrió un poco de luz en su cabeza, embotada y aturdida. Sólo oía el castañetear de sus propios dientes y aquellas voces en una lengua desconocida, hasta que se le acercó alguien que hablaba en inglés, y pudieron entenderse y entender qué le tocaba por vivir. Él le contó que venía de Ghana, lejos muy lejos de España y que apenas podía sostenerse en pie debido a la parálisis flácida de su pierna izquierda que conservaba como secuelas de haber padecido la polio.

Hoy, subido en su scooter, donde recorre las calles de Málaga repartiendo publicidad, José, que así le llaman sus vecinos, siempre nos regala su mejor sonrisa.
Publicar un comentario

Han estado por aquí...