Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

viernes, 21 de octubre de 2011

Volar...

Volar...
aún sin saber siquiera que andamos
de puntillas, sin rozar el suelo
o rozándolo en una pequeña superficie
de desgastada seda,
zapatillas de ballet,
en un giro frenético,
etéreo movimiento
imprime un tul que,
en sensual caricia,
se eleva.
Publicar un comentario