Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

domingo, 13 de febrero de 2011

Sólo basta...

Sólo basta un disparo
para arrasar un futuro,
sólo el silvo de una bala
para anunciar un final.

Un hilo sujeta el universo,
tan frágil,
que asistimos al espectáculo
del mundo
con la espectación del último segundo
representado en escena.

Nadie aplaude
porque nadie espera el final,
que llegará por sorpresa,
y entonces, bajará el telón.

Pero mientras esto ocurre,
continúa el vivir
llenando de contenido los días,
llenando de vida las horas
en las que despertamos ateridos,
sabiéndonos finitos.
Publicar un comentario

Han estado por aquí...