Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

jueves, 5 de agosto de 2010

Hoy no he sabido pronunciar tu nombre

Hoy no he sabido pronunciar tu nombre,
me faltaban letras con qué hilar,
retazos de sueños perdidos,
parcelas de libertades ganadas.

Hoy no he sabido acariciar tu pecho
me faltaba ternura con que acunar mis canas
puentes construidos a pulso,
verdades a medias.

Hoy no he sabido mirarte a los ojos
me invadía la congoja
de mi corazón pequeño,
tan pequeño que no cabía ni la pena.

Y tú... me has desafiado a comprender.
Publicar un comentario

Han estado por aquí...