Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

domingo, 2 de mayo de 2010

Te quiero, mamá

Todas las madres son buenas,
-eso dicen-,
pero hay algunas especiales,
que traspasan la bondad.
Tú eres una de ellas
y me faltarán palabras que decirte
y tiempo en que recordarte
y lágrimas para llorar
tu ausencia.

Tú has sufrido más que yo
cuando mis "graminitas"
despertaban tu ternura,
y has deseado vivir mi destino
para que yo no sufriera,
y has deseado pisar mis pasos
para que no me cansara,

Aún recuerdo el calor de tu regazo
cuando oigo viejas coplas,
a la nana nanita...
que era todo un mundo
envolvente, mágicio,
donde tu olor
jugaba un papel tan esencial...

El tesón y el coraje te definen,
siempre dispuesta
a defender tu sangre
y a librar la batalla de la vida

Hoy, aunque guerrera cansada,
sigues irradiando
tu fortaleza interior
que yo necesito
en tantas ocasiones.

Tu amor, madre,
es tan inconmensurable
que los hijos nos perdemos en él
cuando decimos "te quiero, mamá".
Publicar un comentario

Han estado por aquí...