Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

martes, 13 de agosto de 2019

Corto y cambio 25

Necesito la poesía, no más que al aire que respiro o el agua que me sacia,
necesito la poesía como el pulso que me late,
como el amor que me baña, como el amor...

Se impone en mi día a día, cual fotógrafo que ve la vida a través del objetivo o el pintor que mira a la lejanía y enmarca su perspectiva en un proyecto de obra, de la mejor obra de su vida.

Necesito la poesía, -decía la anciana-, como el canal que comunica mis sentimientos y acuna esos pensamientos que duelen o alborotan mi existencia. Y ¿por qué yo? Si hablo de mí, me será más fácil hablar de ti.

Quizás la poesía te dejó un gusto amargo la primera vez, sentada en un pupitre a las órdenes de unos programas educativos, de lectura obligada. Pero déjame decirte que debes darle una segunda oportunidad.

Sueño con un nuevo día en que la poesía, entonces, dibujará un lucero que ilumine más allá del presente efímero. Y ese día lo compartiré contigo.

2 comentarios:

Alís dijo...


Merche, cómo me alegra que necesites la poesía y que te traiga de vuelta, aunque veo por las fechas de tus publicaciones que te fuiste menos que yo.

Feliz por reencontrarte

Beso gigante

Merche dijo...

Aún me siento extraña en el blog, la ausencia y el reencuentro con mis propias palabras se me hace todo raro. Pero de lo que más me alegro es de volverte a saludar y recordar la calidez de las tuyas.

Un besazo!