Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

jueves, 9 de agosto de 2018

Corto y cambio 21

Cuando el pasado era presente y los tiempos verbales jugaban a saltar montañas, los castillos de naipes mecían las frágiles sotas, caballos y reyes, al borde del precipicio. Siempre al borde del precipicio de una morada ajena donde duermen plácidamente la memoria y los recuerdos desmadejados.
Publicar un comentario