Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

sábado, 17 de noviembre de 2012

Desahucio




Como un árbol que cae,
que cruje en sus entrañas
de mariposas muertas,
un negro hondo
de oscuridad tangible,
un sentimiento fatal,
un presagio de muerte,
un arroyo de cieno
que recorre las venas.
Hace sentir la culpa,
el pecado original,
un paria del siglo XXI.
Arrancarte la vida,
de golpe sin techo,
soportar la condena
de ser un don-nadie.

Puede sangrar la luna,
no caerá una estrella
que cumpla un deseo desgarrado.

¿Y si muchas bocas gritan,
y si muchas manos hablan,
y si muchos corazones
se lanzan en un mismo camino
sin talismán, con justicia
y con verdad?

No habrá calle que calle,
no habrá banco que desahucie,
no habrá gobierno que silencie
porque somos el mañana
de nuestros pasos
y estamos vivos...

Y la madrugá
dormirá nuestros sueños.
-------------------------------




Publicar un comentario

Han estado por aquí...