Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

jueves, 10 de febrero de 2011

Me dejo que cambies mi vida

Me dejo que cambies mi vida
que me convenzas
de aquello que niego,
me abandono en tu mano
que sé segura
y guía con firmeza mis pasos
que son tus pasos,
por un camino tortuoso
en busca de luz,
antes que caiga la noche
y un piano arranque una lágrima
que viaje en notas blancas.

Me dejo que cambies mi vida
porque ese es tu destino,
naciste en la mía para ello,
brotaste en mi pecho,
apareciste tras una nube
de humo denso,
como por ensalmo,
y recorriste mi campo yermo
en siembra de esperanza.

Hoy te regalo estos versos,
¡tan poca cosa te doy, amiga...!
Publicar un comentario

Han estado por aquí...