Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

domingo, 21 de noviembre de 2010

Retahílas del adiós

Cuando es tanta la emoción,
se entrecorta la marcha de la rueca
que hila las palabras.

Hoy he cerrado una puerta
de un camino sin retorno.
Hoy llegó el momento de decir adiós
desbordando emociones a raudales,
sembrando de imposibles
los días venideros.

Los sueños dormirán
esperando una resurrección prometida.
Aquellos que germinaron un día,
siempre vivirán en mí.

No ha sido fácil el trance
o sí, cuando te envuelven el corazón
entre algodón, del que cura...

El adiós, cosido al alma,
hace pespuntes
con hilos de dolor puro.

El final es el inicio
de un abismo
a través del cual
se abre un nuevo camino.
Publicar un comentario

Han estado por aquí...