Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

martes, 12 de octubre de 2010

Hijo, libro, árbol

Un puñado de estrellas
en boca de madre
que la tierra es muy joven
y llora por dentro.

He plantado un árbol
con mis pobres manos,
he escrito historias
que en libros cuento.

He parido mil hijos
en cien esperanzas
y he cumplido mi pacto
con mi universo.

¿Y quien no planta árbol
ni escribe versos?
Lloran los hijos,
los que no vinieron,
y la tierra seca,
lágrimas muertas
regadas por los siglos
y siglos de sufrimiento.

Qué insulsa la vida
que no se vive
apurando el sorbo
que deja el rastro
de huellas de otras huellas
también vividas
en el tronco, en anillos
que dan los años...

Y en papeles bañados
por la experiencia
y en árboles deshojados
en desacato
al mundo que venimos
y que marchamos
por caminos trazados
de tanto en tanto.
Publicar un comentario

Han estado por aquí...