Breves momentos de inspiración y alguna noche de insomnio

domingo, 18 de abril de 2010

No me ayuda el día

No me ayuda el día.
Las calles mojadas
con una pátina inconsistente;
los coches de charol, brillantes,
transitan despacio
a cámara lenta;
el cielo borroso
ruge como un león hambriento
de luz,
que quiere descargar su furia
sobre la tierra;
la lluvia golpea
como queriendo entrar
por la ventana,
como queriendo entrar
en mi corazón maltrecho.

No me ayuda nada el día.
Mojada por dentro y por fuera,
me asomo a mi ventana,
que es el ojo del mundo,
para ver el flash
que ilumina el paisaje,
estático, dispuesto,
preparado
para una fotografía espectacular.
De repente truena el cielo
y se abre en dos,
descargando lluvia y llanto
y, mientras, mis ojos secos
ansían llorar,
pero hoy no es el día.
Publicar un comentario

Han estado por aquí...